Existen personas a las cuales les cuesta muchísimo llevarse bien con el resto de la gente. Esto, en gran parte, se debe a su poca capacidad de tolerancia y también a estar siempre pendiente para discutir o repartir chismes, entre otras cosas. El hablar de más suele traer problemas a la gente y herir susceptibilidades, por lo cual, para llevarse bien con las personas hacen falta ajustar algunas cuestiones.

No es nada fácil llevarse bien con la gente. Tampoco es totalmente necesario que te lleves bien con todo el mundo. Uno no puede ser amigo de Dios y el Diablo por igual. Pero sí está muy bien que te trates acordemente con la gente que te rodea en tu vida cotidiana. Y para eso no hay nada mejor que hablar cuando es necesario y callar cuando haga falta.

1. Antes de decirle algo a alguien, pregúntate a ti mismo «¿Es verdad?», «¿Es algo amable?», «¿Es algo necesario de decir?». Tal vez obedeciendo a estas tres cuestiones te ahorrarás muchos dolores de cabeza y malos tratos.

2. No hables negativamente de los demás, aprende a perdonar.

3. Cumple cuando prometes algo.

4. Mantén la mente abierta y deja que tus virtudes hablen por ti mismo.

No es tan difícil llevarse bien con la gente. Un poco de humor, responder como es debido, ser comprensivo o ser permeable a las críticas constructivas pueden llevarte a buen puerto. El trabajo, hace la diferencia.