medallasAYUDAR A GANAR A OTROS:

Una historia real.

Hace algunos años, en los Juegos para-olímpicos que se desarrollaron en Seattle, 9 concursantes, todos con alguna discapacidad física o mental, se reunieron en la línea de salida para correr los 100 metros planos.
Al sonido del disparo todos salieron, no exactamente como bólidos, pero con gran entusiasmo de participar en la carrera, llegar a la meta y ganar. Todos, es decir, menos uno, que tropezó en el asfalto, dio dos vueltas y empezó a llorar.
Los otros ocho oyeron al niño llorar, disminuyeron la velocidad y voltearon hacia atrás.
Todos dieron la vuelta y regresaron… ¡todos!
Una niña con Síndrome de Down se agachó, le dio un beso en la herida y le dijo: «Eso te lo va a curar». Entonces, los 9 se agarraron de las manos y juntos caminaron hasta la meta. Todos en el estadio se pusieron de pie, las porras y aplausos duraron varios minutos.
La gente que estuvo presente aún cuenta la historia…

¿Por qué?
Porque dentro todos sabemos algo: lo importante en esta vida va más allá de ganar nosotros mismos. Lo verdaderamente importante es ayudar a otros a ganar, aún cuando esto signifique tener que disminuir la velocidad o cambiar el rumbo.