EL BUEN JEFE NO ES EL QUE MÁS GRITA O TIENE EXPRESIONES AGRESIVAS, SINO EL QUE SABE SER LÍDER Y MANTIENE LA CORDURA Y LA EDUCACIÓN EN SU TRATO CON LOS DEMÁS.

¿Qué implica el Valor Respeto?

En todos los hábitos de nuestra sociedad, existen una serie de normas que organizan y dan estabilidad a las relaciones entre las personas. A veces son normas escritas, a veces son implícitas, pero ante todo existe un compromiso cívico con los demás que debe regir nuestras relaciones personales y laborales. En este compromiso, el respeto siempre debe de estar presente. Con respeto construimos un ambiente donde el compromiso y la responsabilidad de cada persona es lo más importante. La clave: respetar y ser respetado.

Por desgracia, en las relaciones laborales existen problemas ocasionados en las interacciones de los unos con los otros. A veces, los intereses de una persona en particular, no coinciden y es necesario tratar de que sean compatibles. A veces, se producen faltas de educación o simplemente faltas de compañerismo. En definitiva, faltas de respeto a los demás.

El respeto, es  un valor fundamental en la vida en general y en la empresa en particular. El respeto incluye miramiento, consideración y deferencia.

El respeto es un valor que permite que el hombre pueda reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades del prójimo y sus derechos. Es decir, es el reconocimiento del valor propio y de los derechos de los individuos y de la sociedad.

El respeto exige un trato amable y educado; el respeto es la esencia de las relaciones humanas, de la vida en comunidad, del trabajo en equipo, de la vida conyugal, de cualquier relación interpersonal. Se trata de lograr un balance en las relaciones, de tolerar y de respetar a la vez. Lo ideal es mantener un comportamiento comedido, pacífico, donde predomine la serenidad y dejar para el horario personal las expresiones, hábitos y gustos propios.

Cómo demostrar respeto en el trabajo

  • Tratar a las personas con cortesía, amabilidad y bondad. Ser jefe o tener personas a cargo, no da derecho a maltratar, gritar, usar malas palabras o expresiones, amenazas o pretender ver a los demás como esclavos, pues de este modo se les convierte en víctimas. EL BUEN JEFE NO ES EL QUE MÁS GRITA O TIENE EXPRESIONES AGRESIVAS, SINO EL QUE SABE SER LÍDER Y MANTIENE LA CORDURA Y LA EDUCACIÓN EN SU TRATO CON LOS DEMÁS.
  • Animar a los colaboradores y/o compañeros a que expresen sus opiniones e ideas. Escuchar a los demás antes de expresar su punto de vista. Nunca hablar de más, o cortar otra persona cuando está hablando.
  • Utilizar las ideas de la gente para cambiar o mejorar el trabajo. En el caso del jefe, dejar que los colaboradores sepan que se usó su idea, reconocerlo y hacerlo público, o mejor aún, animar al autor/a de la idea a que la ponga en práctica.
  • No insultar jamás. No menospreciar o vejar a las personas o a sus ideas.
  • No criticar constantemente por cosas pequeñas, no menospreciar.
  • Tratar a las personas de igual forma, sin importar su raza, religión, sexo, edad o país de origen.
  • Proporcionar igualdad de oportunidades para los empleados para participar en los comités, grupos de trabajo o equipos de mejora continua.
  • Fomentar la alabanza y el reconocimiento de compañero a compañero, así como del responsable directo
  • Hay muchas otras formas de demostrar respeto en el trabajo, pero tener en cuenta estos consejos ayuda a construir una base sólida.
  • Es normal que al compartir tanto tiempo y espacio con los compañeros de trabajo es inevitable que surjan roces y problemas pero es nuestra responsabilidad el saber actuar correctamente y no de manera impulsiva ante estas situaciones.
  • En caso de conflicto con un compañero dialoga con él. Si no atiende a razones, una opción para acabar con la disputa es exponer el problema al superior jerárquico, al responsable de Recursos Humanos, a la dirección o al comité de empresa. Pero antes analiza hasta qué punto los valores de la empresa están alineados con los del compañero que te está haciendo la vida imposible. Ante todo debemos de mantener un buen clima de trabajo, lo mejor sería hablar entre todos y llegar a un acuerdo.

El respeto es el valor fundamental para los empleados, es el factor con más impacto al momento de comprometerse con una empresa.